El paso de cebra es un proyecto de la empresa Tavoite, equipo de 2º de LEINN. Gracias a seguir sus pasiones, el equipo de El paso de cebra consigue crear un movimiento a través de un producto que les encanta.

El paso de cebra es una marca dentro del sector de los vinos, innovadora tanto en su estrategia de marketing como en el producto. Desde sus inicios están presentes en redes sociales mediante su instagram @elpasodecebra y también asistiendo a eventos. Otra de sus acciones dentro de su estrategia de marketing es la organización de eventos de “tardeo”. Todos ellos con el objetivo de concienciar a todos los públicos sobre la buena alimentación; dando una imagen sobre  el buen vino, con producción 100% ecológica y apoyo al ecosistema.

Como conclusión, una marca joven, divertida y dispuesta a hacer un cambio en la sociedad. Con el foco puesto en la concienciación, El paso de cebra quiere mostrar que se puede seguir consumiendo buenos productos sin dañar el medio ambiente y con precios asequibles. Malen, es uno de los líderes del proyecto y nos lo va a explicar:

 

¿Qué es el paso de cebra?

 Malen: “El paso de cebra es un movimiento enfocado a concienciar a la gente sobre los productos ecológicos. Al consumir este tipo de productos, estás contribuyendo a la mejora del planeta y de tu propia salud. Como marca, tenemos un lema que es “Eco x 3: ecológico, económico y ecofriendly”. Con dos sellos ecológicos (UE y CAAE) en nuestros dos productos, vino blanco y vino tinto.  Quizá os surja la pregunta de ¿y por qué vino? Somos un equipo de proyecto que actúa fieles a nuestros valores. Apostamos por un producto con el que nosotros nos sentimos cómodos, que nos gusta y al que vemos un futuro, de ahí que sea el vino.”

 

¿Cómo se decide poner ese nombre a la marca?

 Malen: “A través de la lectura de un libro sobre marketing (la vaca púrpura), tuvimos la idea de buscar otro significado, un sentido diferente a lo cotidiano. Vimos la oportunidad de jugar con las palabras e imagen: por ejemplo la etiqueta, puede ser simple o lo que todo el mundo conoce, nosotros decidimos poner “el paso de” y en vez de seguir con la frase pusimos una imagen de una cebra. El nombre nos sigue dando mucho juego en el día a día. Nuestro objetivo es hacer marketing de guerrilla, tenemos una idea en marcha para los pasos de cebra de las calles de Valencia. Pretendemos hacer una marca cercana, divertida y sobre todo conocida. También colaboramos con ONGs, donde parte del beneficio que se consigue en los eventos lo destinamos a las organizaciones”. 

 

¿Qué es lo que os potencia como marca en constante cambio?

 Malen: “Nos gusta estar en constante mejora. Por ejemplo, la etiqueta quisimos que fuera de calidad rugosa para jugar con las letras, que son como de periódico, y con una cebra de dibujo lineal. Siempre queremos estar cambiando y evolucionando. De cara a futuro tenemos pensado ir ampliando la gama de nuestros productos, pero por ahora es establecernos en el mercado y consolidarnos como marca con los dos tipos de vino que tenemos.  A su vez, cada festividad es una oportunidad para darnos a conocer. Estas navidades vamos a hacer una campaña de personalización de la botella con mensajes navideños. Serán  un presente para regalar a los más allegados en Navidad, compartiendo un buen momento con tu Paso de cebra y fomentando el consumo de productos ecológicos.”