El mundo y la forma de ver las cosas está en constante cambio, y dentro de LEINN es un buen sitio para anticiparse. Marta Quintana, líder de comunicación de Keep the tupp, nos cuenta un proyecto que lleva desarrollando unos meses junto a su equipo para el futuro del cambio.

¿Quiénes somos?

Marta Quintana: “¡Hola! Somos Carme, Paula y Marta. Actualmente, estamos realizando el grado LEINN, en Valencia, (Liderazgo Emprendimiento e Innovación) en el que creamos proyectos emprendedores para aprender. En nuestro día a día como emprendedoras, siempre compramos la comida de restaurantes de “take away” y es de ahí donde detectamos la necesidad de cambiar algo, algo que en cada nuevo restaurante al que íbamos pasaba igual. Todos tenían algo en común, el envase de plástico de un solo uso. Esto está afectando de tal manera al medio ambiente, que ya existen medidas reactivas por parte de los gobiernos.

De ahí impulsamos Keep the Tupp, proyecto con el que realizamos un servicio circular ofreciendo a los establecimientos un número concreto de envases. Estos tienen una larga vida por que una vez utilizados, volverían a un punto “keep the tupp”. Actualmente, estamos desarrollando el modelo de negocio y se requiere de una app para optimizar el proceso.

Valencia es la ciudad donde el movimiento ya está empezando mediante un mapa colaborativo de restaurantes. Por ahora a estos, les damos una pegatina oficial de keep the tupp donde los clientes pueden llevar sus propios envases.Aún así, queremos revolucionar el sistema que ahora mismo se utiliza en la comida para llevar, siempre acorde con las leyes de sanidad.”

¿Cómo definís Keep the tupp?

Marta Quintana: “Keep The Tupp viene a poner todo patas arriba. No es tarea fácil acabar con los envases de un sólo uso. Por eso, hemos desarrollado un modelo de negocio circular para reutilizar los envases en la industria de la comida para llevar. Una de las ventajas de ser usuario de Keep the tupp es que a parte de contribuir con el medio ambiente, recompensamos cada vez que deposita a “Tupp” en uno de nuestros puntos.

¿Cómo Funciona? Llevamos casi 6 meses en el proyecto de investigación y hablando con muchas personas del sector. Ahora nos preparamos para prototipar.”

¿Qué os empujó a hacer este proyecto?

Marta: “Decidimos hacer este proyecto porque queríamos hacer algo que tuviese un impacto positivo y que estuviese relacionado con nuestro día a día.”

Carme: “Lo que más me gusta es que tiene la propuesta de valor del proyecto muy clara, me siento correspondida y además cómoda vendiéndolo porque sé que es algo útil y encaja en el mercado. Nos pusimos manos a la obra porque veíamos que si no lo hacíamos nosotras, alguien iba a hacerlo en un futuro.”

Paula: “Cuando consumía este tipo de servicio me daba cuenta de todo el consumo de plástico que había detrás de este proceso y me daba mucha rabia, hasta que surgió la idea de Keep The Tupp y ha llegado para revolucionarlo todo.”

¿Qué dificultades tenéis a día de hoy?

Marta: “Al ser un concepto nuevo de uso del tupper, cuando transmitimos el modelo de negocio circular es chocante o difícil de entender. A su vez, vamos a entrar en el crowdfunding Goteo porque dependemos de financiación para seguir avanzando.”

¿Qué esperáis del proyecto?

Marta: “Esperamos que sea un cambio en el mundo de la comida para llevar. Nuestro primer granito ahora mismo dentro del mercado es el mapa colaborativo, el siguiente queremos que sea nuestra app de comida para llevar con el proceso de reutilización de envases. Sabemos que nuestro reto es generar un impacto, un hábito para las personas, haciéndoles cambiar el status quo. ”

¿Cómo lo habéis enfocado para Chindia?

Marta: “Para Chindia queremos investigar sobre la cultura de usar y tirar, la comida para llevar y almacenar toda esa información en un reportaje para así compartirlo con las personas. ”