Entrevistamos a Marta y Luisa, integrantes de Valway, que fueron contratadas en su segundo año de LEINN por la Universidad de Santa Clara en San Francisco para trabajar de Coaches en un campamento de innovación para niños.

Luisa: Hola, nosotros somos Valway yo soy Luisa y ella es Marta.

Marta: ¡Hola!

¿Dónde habéis estado?

Luisa: Hemos estado en San Francisco, en la Bahía de San Francisco, concretamente en la Universidad de Santa Clara.

Marta: Que eso está cerca de Sillicon Valley, San José y la zona donde está Apple, Cupertino, toda la zona tech….

¿Qué habéis realizado allí?

Marta: Allí hemos estado de Coaches en un campamento de innovación para niños de entre 11 a 16 años… pues íbamos con ellos todos los días al campamento y hacíamos parte del currículo allí.

Luisa: Los niños tenían unos retos de Startups de allí de Silicon Valley y lo que hacíamos era que les ayudábamos a desarrollar esos retos y estar en todo el proceso que significa realizar un modelo de negocio, un Business Plan, para que se les hiciese un poco más fácil.

¿Cómo os contactaron?

Marta: Pues la historia cambia un poco porque no nos contactaron, nosotros contactamos con ellos cuando estuvimos en nuestro Learning Journey en San Francisco y contactamos para visitarles. Al final, hablando con el dueño de la empresa nos dijo que, si queríamos de verdad aprender, no era sólo hablar sino también vivir la experiencia y que si queríamos ir este verano a trabajar allí. Y se llama Mike Gibbs.

¿Qué labor tiene la empresa?

Marta: Realizar talleres y campamentos para niños, todos sobre emprendimiento. Los niños aprenden sobre liderazgo, espíritu crítico, y todo eso, en un entorno que siempre se lo están pasando bien, y eso me encanta.

¿Cómo os lo dijeron?

Luisa: Fue Marta y obviamente ella llevaba todo el contacto con la empresa porque fue la persona que cerró la Customer Visit allí en San Francisco y me acuerdo de que cuando llegamos a la oficina después de haber estado con Camp BizSmart, dijimos, vale, “han soltado esto y es que podríamos ir de Coaches a San Francisco”, pero no lo habían dicho en serio, fue simplemente algo que soltaron en el aire, como quien dice cualquier cosa. Y me acuerdo de que dijimos, “vale, le vamos a escribir un correo y le vamos a dar las gracias por haber estado ahí” y con eso le vamos a añadir “estaríamos encantadas de poder participar en el campamento que vais a hacer en verano”.

Marta: ¿y qué pasó? que Mike Gibbs, justamente cuando leyó los emails, sólo lee la primera parte y no te va a contestar a todo… entonces teníamos otro email con sólo eso y ya nos ha hecho una propuesta más formal y todo fluyó… Y el primer día que sabíamos que se había firmado el contrato, no me acuerdo la verdad, porque firmamos dos contratos. uno primero, luego necesitábamos cambiar unas cosas, entonces se volvió a firmar otro, y estaríamos en la oficina probablemente…

Luisa: Pero yo creo que no nos lo creíamos hasta que pasamos el control de Estados Unidos.

Marta: Exacto, hasta ese día no era verdad, porque nosotros en el control de Estados Unidos estábamos “ya verás que no nos sirve el contrato, no nos sirve el pasaporte o algo, y no podemos entrar” … pero fue en ese momento que nos enteramos las dos que ese momento era real.

Luisa: Exacto.

¿Qué dijeron en vuestra familia?

Luisa: pues se alegraron un montón, porque no es algo que te consiga la universidad o cualquier contacto que te enchufen de cualquier sitio, ¿sabes? Fue algo que nosotros fuimos a San Francisco, estuvimos hablando con ellos, y decidimos enviarle un email haciéndole la propuesta nosotras a ellos, entonces se alegraron mucho por esa parte.

Marta: Igualmente, yo estoy de acuerdo, por parte de mis padres. Pero la otra parte de mi familia que no está en casa, me decían “ay, que guay la universidad”, y yo les decía “no, es algo que es dentro del grado LEINN, pero en verdad lo hemos cerrado nosotras, como cualquier empresa”.

¿Qué valoración le das?

Luisa: Un diez.

Marta: Un diez,  o un mil. Si se pudiese, un infinito, porque yo creo que ha sido una experiencia, que aprendes mucho, que vives muchas cosas, también es un vaivén de emociones porque al final estás trabajando con otro equipo y hay varias cosas sucediendo a la vez, no solo ya “ay qué divertido, estoy en San Francisco”, no, estás trabajando al final. Y también la mejor parte de la experiencia, que para mí fue super bonito, fue ver a los niños presentar, cuando fue la presentación de Microsoft, y ver el resultado de algo que decías, “un niño nunca haría esto”, eso es la mentalidad de mucha gente, y cuando lo ves en un escenario delante de inversores, superformal… es precioso.

Luisa: Tal cual, y el hecho de poder comer en Microsoft, también fue muy guay.

Marta: Había sushi, tailandés…

Luisa: Y todo era gratis, y con gente que trabajaba ahí.

¿Hay colaboración futura?

Luisa: Seguramente, ya estamos en contacto con Mike y con todo el equipo, para ver si ellos pueden traer el workshop que imparten, aquí a España, y si nosotras podemos enviarles a niños de aquí a Sillicon Valley.

Marta: Y nada, en un mes los tenemos por aquí a Scott y Tina, que eran parte de nuestro equipo de Coaches, así que vendrán a dar unas charlas, y eso a ver qué tal.

Recomendación a proyectos futuros  

Luisa: Que tengan mucha calma. Es decir, las oportunidades no te van a tocar a la puerta. Las tienes que buscar tú, y en cuanto veas un hueco, te metes como si te lanzas a una piscina, no hay más, ya está.

Marta: También que disfruten, que vayan por la vida sin buscar, porque algo encontrarán, pero que aprendan. Nosotros íbamos aprendiendo, y todo nuestro equipo nos decían “no eres de negocios, no eres de tal” … porque ibas a aprender, a inspirarnos. Y que todo llega, es una nueva etapa, y tienes tiempo para aprender a negociar, y todo eso. Aprende y se generan oportunidades.

Luisa: Y eso es todo, espero que os haya gustado.

Marta: Muchísimas gracias.

Comenta qué te parece y ¡síguenos en nuestras RRSS!

Facebook 

Instagram

Web

Youtube