Voladora, la marca de ropa joven que está de moda.

/Voladora, la marca de ropa joven que está de moda.
Voladora, la marca de ropa joven que está de moda.2020-10-01T12:19:22+00:00

En LEINN suceden muchas cosas, y gran parte de culpa de que las cosas sucedan son los propios alumnos. Justamente dos de esas alumnas, María y Nuria, han creado Voladora, una marca de ropa joven que este mes de septiembre han superado sus propias expectativas en ventas y que apuntan bien alto. 

 

¿Qué es Voladora y quién hay detrás? 

Voladora es una marca de ropa joven nacida entre Valencia y Zaragoza Detrás de Voladora estamos Núria y María. Dos chicas emprendedoras con muchas ganas de comerse el mundo, y poder aprender y crecer en el camino. 

Tenemos la suerte de poder decir que lo que hacemos día a día es lo que nos gusta y lo que nos llena. 

 

¿Qué os hizo decantaros por el mundo del emprendimiento a tan temprana edad? 

María: “Yo siempre había tenido claro que quería tirar por el lado empresarial. Aunque realmente nunca me había planteado emprender (creo que no sabía ni lo que era). Hasta que me enteré de la existencia del grado LEINN, y pensé que estaba hecho para mí.”

Núria: “Desde pequeña siempre he sido una persona muy inquieta, inconformista y curiosa, creaba cosas con mis legos, trasteaba con el ordenador en búsqueda de cosas nuevas y sobre todo, preguntaba, preguntaba el porqué de todo. 

Para mi emprender es como un juego, hay cosas fáciles, cosas difíciles, hay herramientas, retos, premios, nuevos personajes…Es un mundo que puede darte mucho pero sobre todo puede darte LIBERTAD, la libertad de hacer realmente lo que te gusta aprendiendo y creciendo con el proceso.”

 

¿Qué es lo que os diferencia frente a otras marcas? 

Creemos que el factor principal es que lo que mostramos con la marca es a la vez lo que somos. Para nosotras es muy fácil transmitir con Voladora ya que compartimos 100% los valores de la marca. Creemos que mucha gente también se siente identificada con esto; viajar, estar con amigos, ser feliz, libre. 

 

¿Cómo ha evolucionado Voladora desde que empezasteis? 

Empezamos en mayo de 2019 con la simple idea de vender una prenda de ropa. Para entonces lo hacíamos a través de Instagram. Poco a poco vimos que podíamos explotarlo mucho más y que estaba gustándole a la gente. Empezamos a dedicarle el 100% de nuestro día. Mejorando todo lo que podíamos (user experience, marketing, calidad del producto, web…) 

Actualmente, tenemos un proceso de producción más fácil y económico que con el que empezamos. Además de que nuestras ventas se han triplicado, y podemos decir que hemos formado una muy buena comunidad o una familia con toda la gente que nos sigue. 

 

 ¿Cómo habéis encajado el éxito de la última colección? 

Hemos conseguido llegar a un punto en el que 2 horas después de haber sacado stock de algún producto ya tenemos mensajes de cuando será la próxima vez que lo vamos a reponer, porque literalmente VUELAN. Por temas de producción, hay veces que tardamos unas 2 semanas en reponer stock. Nos suele pasar que cuando reponemos, ese día las ventas incrementan ya que la gente está esperando el momento.

La última vez que nos pasó esto fue muy guay puesto que las ventas de ese día superaron todas nuestras expectativas. Nos sentimos muy muy felices y con ganas de trabajar para que todo el mundo recibiera su pedido lo antes posible, y organizar ya la siguiente tirada. 

 

¿Cuál es vuestro próximo objetivo como empresa o que estáis trabajando? A muy corto plazo, estamos trabajando en el lanzamiento de un nuevo producto, que es el último de esta colección otoño-invierno, y en la campaña de Black Friday y Navidades. 

A largo plazo, nos gustaría conformar Voladora como nuestra única empresa; por lo que estamos constantemente pensando, implementando mejoras y viendo como escalar el proyecto para poder conseguirlo. 

 

 ¿Qué le diríais a las jóvenes que están pensando en emprender? Que solo hay una vida, que se lancen a ello y que hagan lo que les gusta. Que es un mundo duro en el que es necesario mucho trabajo para obtener resultados, pero cuando consigues ver que la idea que te apasiona da sus frutos, entonces merece mucho la pena.